¿Cómo se usan las raquetas de nieve?

No comments yet

En este post vamos a conocer cómo son y para qué se usan las raquetas de nieve.

Cabe señalar que es un elemento importantísimo en función de las condiciones de la nieve para poder caminar por ella. Cuando la nieve es blanda, es fundamental el uso de raquetas de nieve.

Partes de las raquetas de nieve

Las raquetas de nieve constan de dos partes fundamentales:

  • La pala o zona de raqueta: es todo el perímetro de la raqueta. Es la zona que apoya en la nieve, permitiendo compactarla y no hundirse al andar. En la parte de abajo de la pala aparecen unos pequeños clavos o crampones que nos permiten no patinar en zonas de nieve helada o transformada. En algunos modelos de raquetas de nieve, podemos encontrar estos crampones en la zona forma frontal para permitir la progresión en pendientes más pronunciadas.
  • La fijación: Es el dispositivo que une la pala a nuestro pie y nos permite caminar con ella. En casi todos los modelos es regulable en cuanto a talla. Puede tener diferentes sistemas de anclaje, correas, enganches, e incluso hay modelos completamente automáticos (estos requieren de botas especiales para su uso). Deben tener el talón libre para poder caminar.

excursiones con raquetas de nieve

En muchos modelos, encontramos dos dispositivos en la parte de atrás de la fijación. El primero es un alza que se coloca debajo de la fijación para permitir una pisada más cómoda en pendientes pronunciadas de subida. La segunda es un clip que deja la fijación sin movilidad. Este clip se utiliza en pendientes hacia abajo para poder caminar sin riesgo de que la fijación se salga de la bota o pisemos la pala, provocando daños a la raqueta o posibles lesiones.

Descubre nuestras rutas con raquetas de nieve







Leave a Reply